La masonería y el feminismo en España

Desde su creación la masonería ha postulado y defendido los ideales que abogan por el conocimiento y la libertad del ser humano. A pesar de ello, la idea de una logia femenina representaba – en sí misma- una ruptura con el orden previamente establecido por la sociedad ya que era inaceptable la concepción de una mujer como un ser autónomo con capacidad de regirse fuera de la autoridad paternal o marital. Sin embargo, existieron hombres masones que apoyaron la idea de la emancipación femenina y en conjunto con grandes pensadoras, abrieron el camino para hacer de las logias un espacio donde germinó y se esparció el feminismo. En esta ocasión, ahondaremos en España, con el fin de ampliar nuestro conocimiento de la masonería en el ámbito internacional y debido a que fue la principal influencia de masonería en México.

La Orden masónica apareció en España alrededor de 1728, durante su establecimiento fue gravemente perseguida debido a que sus ideales proclamaban la duda y el estudio de la Ciencias, por lo que confrontaban directamente al poder que mantenía la Iglesia Católica.

Para 1738 el Tribunal de la Santa Inquisición prohibió los ritos masónicos; a la par – durante el reinado de Fernando VII – en 1751 fueron declarados como ilegales. Con la Revolución de 1868 se reestructuraron los ámbitos sociales y políticos, gracias a los que se facilitó el desarrollo y consolidación de las logias masónicas.

Los inicios de la masonería femenina

En sus inicios la masonería no contemplaba la participación de mujeres, sin embargo,  a través del movimiento humanista conocido como krausismo se inició el diálogo sobre la inclusión de las mujeres en la Orden. Krause fue un pensador alemán con gran influencia en lo masónico, que defendía los ideales humanistas y abogaba por una reforma dentro de la institución. Su obra más conocida es El ideal de la humanidad, un ensayo, dentro de la que desarrolla su visión sobre el rol social de la masonería y los preceptos de humanidad que los hermanos han de compartir. Es por ello que la corriente krausista defendió la integración de la mujer dentro de la masonería, en especial por la defensa de la Igualdad. Inicialmente, las mujeres se fueron integrando a las logias masculinas que presidían sus hermanos, esposos y padres. Dentro de éstas realizaban las mismas tareas que un hombre, aprendían el ritual y compartían el conocimiento. Gracias a estas prácticas, el número de mujeres fue creciendo poco a poco hasta que se logró la conformación de las logias de adopción.

Las logias de adopción estaban constituidas únicamente por mujeres y estaban apadrinadas por una logia masculina y fueron reconocidas por el gran Oriente Español hasta 1892, para 1893 serían creados los primeros estatutos del Rito de Adopción. Como requisitos para poder unirse a la Orden, las mujeres debían de pedir la autorización de su esposo o,  en caso de ser soltera, de su padre; ser de buenas costumbres y tener más de 18 años.

El feminismo dentro de la masonería

Al ser aceptadas dentro de la Orden, las mujeres enfrentaban una doble marginación. Por un lado, eran catalogadas como ateas infieles de la Iglesia Católica debido al cuestionamiento que incentivaba la masonería ante los fanatismos y las creencias ciegas. Por otro lado, eran relegadas por los mismos miembros de la Orden por el simple hecho de ser mujeres. A pesar de esto, en España la masonería femenina era particularmente anticlerical, feminista, laica y defensora de la libertad del pensamiento.

Con el fortalecimiento de la masonería femenina y el naciente debate feminista de la época, las logias fungieron como espacios de debate y diálogo sobre el lugar que habría de ocupar la mujer en los espacios públicos (en la política, la academia y el ámbito laboral) y el privado (la familia). Una de las corrientes buscaba utilizar la masonería como forma de enaltecer el papel de la mujer dentro del hogar como la figura maternal y como esposa en el ámbito familiar. Por lo que dentro de algunas logias el triangular estaba conformado por las preguntas: “¿Qué debemos a nuestros padres?, ¿Qué debemos a nuestro marido y a nuestros hijos?, y ¿Qué debemos a la amistad y a la sociedad?” Esta corriente era defendida por masones como lo son Mercedes Vargas de Cambó y Odón de Buen. La contracorriente argumentaba que la mujer debía de redefinirse como un ser autónomo, que debía de integrarse al espacio público de la política y del campo laboral, ya que de lo contrario se mantendría en sumisión e ignorancia. Esta posición fue planteada en La mujer del porvenir y La mujer de su casa, obras de la hermana Concepción Arenal. Otras adeptas de esta corriente fueron Emilia Pardo Barzán, Rosario de Acuña, Ángeles López de Ayala, Amalia Domingo Soler, Teresa Claramunt, entre otras mujeres. Todas las hermanas que defendieron esta corriente fueron víctimas de agresiones físicas, en los peores casos fueron exiliadas, perdieron su patrimonio o fueron encarceladas.

Es claro que en conjunto con los cambios socioculturales provenientes de la Gran Depresión, la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial que obligaron a abrir los espacios laborales y políticos al género femenino, la masonería fue parte fundamental de la fundación del movimiento emancipatorio de la mujer y perteneciente a la primera ola de feminismo.

Finalmente, me gustaría recalcar que en la actualidad la masonería sigue siendo un espacio que abre las puertas a la investigación, el diálogo y la reflexión, por lo que seguirá siendo un pilar importante en las revoluciones de la sociedad, sobre todo en lo que respecta a la emancipación del ser humano, y de las mujeres en específico en lo que concierne a la masonería femenina.

Escrito por: Aritzy Sánchez Merino

Bibliografía

Diario Masónico. (2018). La masonería de adopción en España. Recuperado el 10 de octubre de 2018 de Diario Masónico. https://www.diariomasonico.com/historia/masoneria-de-adopcion

Ferrer Benimeli, José A. El discurso masónico y la Inquisición en el paso del siglo XVIII al XIX. Universidad de Zaragoza, España. Recuperado el 5 de octubre de 2018.  https://revistas.ucm.es/index.php/RVIN/article/viewFile/RVIN9898110269A/1626

Logia Hermes No. 13. (2013). Masonería y krausismo. Recuperado el 10 de octubre de 2018 de Logia Hermes No.13. https://www.logiahermes.org/masoneria-y-krausismo/

Roma García, Miriam. Protofeminismo y masonería, factores influyentes en la España contemporánea (1868-1900). Universidad de Lleida, España. Recuperado el 5 de octubre de 2018.   http://www.scielo.sa.cr/pdf/rehmlac/v9n2/1659-4223-rehmlac-9-02-133.pdf

Schreiber, Christelle. (2018)  Masonas, las pioneras del feminismo en España. Recuperado el 10 de octubre de 2018 de El País.   https://elpais.com/sociedad/2018/09/26/actualidad/1537964544_186888.html?id_externo_rsoc=whatsapp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s